Luis Fernando Heras Portillo

Se vuelve California líder en la lucha contra el cambio climático.

LOS ANGELES Los ministros del Medio Ambiente de Canadá y México viajaran a San Francisco en abril para firmar un pacto global -redactado en su mayoría en California- Para reducir la contaminación de los gases de efecto invernadero que calientan al planeta. El Gobernador Jery Browns voló a China este mes para reunirse con líderes del clima en una campaña para frenar el calentamiento global. Y un ejército de abogados estatales se prepara para luchar contra cualquier intento de Washington por debilitar los estándares de emisiones contaminantes automotrices de California.

Mientras el presidente Trump se moviliza para dar marcha atrás a las políticas de la administración Obama sobre cambio climático, california emerge como el negociador de fato de Estados Unidos con el mundo en cuanto a medio ambiente.

Ahora con el anuncio de Trump el 1 de junio de que EU se retira del acuerdo de Paris sobre el cambio climático, California no solo está luchando por proteger su legado de protección ambiental de gran alcance, sino también para mantenerse como un modelo para otros Estados -y naciones- sobre cómo combatir el cambio climático.

Los funcionarios ambientales de California están trabajando con México y Canadá para crear lo que informalmente llaman el “TLCAN” del cambio climático: un programa de reducción de carbono que abarca la región.

“Quiero hacer todo lo posible para mantener a Estados Unidos en el buen camino, mantener al mundo en buen camino y liderar de todas las formas que California lo ha hecho” declaró Brown “Estamos buscando hacer todo lo posible para que progrese nuestro programa, sin importar lo que pase en Washington”. California se ha mantenido a la delantera de la resistencia demócrata a la Administración de Trump es una variedad de asuntos incluyendo la inmigración y la atención médica. Pero de todas las batallas que el Estado libra con Washington, ninguna tiene las implicaciones del cambio climático.

La agresiva postura en cuanto a medio ambiente ha preparado el terreno para una confrontación entre la Administración Trump y la Entidad más grande de EU. California tiene 39 millones de habitantes, población mayor a la de Canadá y muchos otros países. Y con una producción económica anual de 2.4 millones de millones de dólares el estado es una potencia económica y tiene la sexta economía más grande del munoda. Trump y sus asesores parecen listos para la pelea.

En uno de sus primeros golpes, Tump firmó una orden ejecutiva dirigifa a demantelar el Plan de Energía limpia, la distintiva política de cambio climático del presidente Obama. Gran parte del plan se basó en las políticas ambientales introducidad en California.

Desde hace mucho tiempo , Brown ha sido un activista ambienta, incluyendo la primera vez que fungió como Gobernador en los años 70. Ha hecho de ello su enfoque central al tiempo que entra a sus últimos 18 meses en el cargo. Dijo que la acción del presidente era un “error colosal y desafía a la ciencia” Borrar el cambio climático podrá ocurrir en la mente de Trump, pero de ninguna otra parte dijo Brown.

Durante más de tres décadas, California ha estado a la vanguardia de la política ambientar, al aprobar medidas ambiciosas sin precedentes den EU sobre conservación  control de la contaminación que con frecuencia han servido como modelos para leyes ambientales nacionales e incluso internacionales.

En vista del retiro de Trump del acuerdo de Paris, “el resto de la comunidad global voltea a ver a california, como una de las economías más grandes del mundo, para que tome la batuta”, dijo Mario Molina científico Méxicano ganador del Nobel, que asesora a naciones sobre política de cambio climático “California demuestra al mundo que puedes tener una fuerte política en materia climática sin perjudicar tu economía”

Arnold Schwarzenegger, que fue Gobernador del 2003 al 2011 dijo que California había demostrado que podía adoptar políticas ambientales agresivas y mantener una economía fuerta.

“Estamos superando al resto del País en PIB”, dijo el ex gobernador. Pero incluso antes que Trump llegara al poder, las duras regulaciones de California habían provocado preocupación entre líderes empresariales, que dijeron que habían aumentado sus costos. Advirtieron que la situación empeoraría si California mantenía sus regulaciones ambientales mientras que Washington se movia en otra dirección. Si somos el 1 por ciento del problema, y tenemos las políticas climáticas de mayor alcance en el planeta mientras que todas las demás entidades se relajan, porque Washington se está relajando, eso va crear un desequilibrio absoluto”